¿Por qué implementar un ERP? Alguna de sus ventajas

Para lograr mantener el nivel de competitividad dentro del entorno empresarial, todas las organizaciones y negocios necesitan un recurso confiable y eficiente a través del cual poder almacenar y tener acceso a su información.

Por lo que es indispensable optar por la implementación de un ERP, es decir, un sistema que permite centralizar toda la información de una compañía en una plataforma.

De este modo, es posible mejorar la agilidad de los flujos de trabajo, incrementar la disminución de gastos operativos y optimizar la colaboración entre los distintos departamentos que componen a una organización.

Pero en caso de que no lo tengas claro aún, aquí te diremos por qué implementar un ERP y además, te compartiremos algunas de sus muchas ventajas.

¿Por qué es necesario implementar un ERP dentro de las empresas?

Optar por contar con un sistema ERP para pymes dentro de tu negocio, puede ofrecer beneficios que exigen no solo trabajo, sino también dedicación a fin de que logre funcionar.

Al igual que la formación para los empleados, a través de las cuales puedan adaptarse al uso del software nuevo que será utilizado por la compañía. Así, será posible optimizar la eficacia tanto de los trabajadores como de la empresa.

Y es que como ya mencionamos, al implementar uno de estos sistemas, existe la oportunidad de conformar una fuente centralizada de información, la cual se mantenga siempre actualizada.

Y es que dicho repositorio de datos podría ser compartido por los empleados de las diversas áreas y funciones críticas del negocio, por ejemplo, producción, recursos humanos, marketing, compras, ventas y finanzas, entre otras.

Por lo que se podría decir que esta alternativa supone una solución de planificación para los recursos empresariales que permite agilizar las tareas de recopilación, almacenamiento, acceso y uso de los datos de una empresa.

Además, ofrecen la oportunidad de automatizar gran parte de las áreas funcionales que conforman a una organización, es decir, la dirección general, administración, contabilidad, producción y finanzas, etc.

De este modo, mediante el ERP, la compañía podrá tomar decisiones más acertadas gracias a la centralización de información proveniente de sus diversas áreas.

Teniendo la posibilidad de acceder en tiempo real a esa información, logrando así planificar con mayor facilidad acciones futuras, las cuales pudieran resultar beneficiosas para el propio negocio.

Y es que los software ERP están especialmente pensados para optimizar la productividad que tienen los colaboradores, mejorando los procesos para lograr un mayor control sobre los pedidos, compras y ventas, disminuyendo así el tiempo de operaciones y los ciclos financieros.

Tanto el control como la trazabilidad proporcionada por los ERP, ofrece la posibilidad de hacer un seguimiento de cada proceso de producción, comenzando con la obtención de la materia prima, llegando a la fabricación de los productos y también a su posterior venta.

Además, las soluciones ERP ayudan a optimizar la comunicación que existe entre los diversos departamentos, debido a que proporciona a cada uno de ellos acceso a una única base de datos, la cual se va actualizando en tiempo real.

Así, ofrece una gestión mucho más eficaz en torno a los recursos económicos que posee la empresa, al contar con toda la información integrada y también los históricos de cada operación realizada, lo cual permite ajustar las existencias disponibles en el inventario.

Implementar un ERP, también permite mejorar el nivel de seguridad que posee la información, debido a los roles adoptados por los diversos usuarios que logran conectarse con el sistema.

Y es que los mismos solo trabajarán con aquella información que el administrador se haya encargado de establecer con antelación dentro de su perfil, por lo que la que no sea necesaria para sus labores estará restringida.

De este modo, se logra evitar la pérdida o robo de datos. Además, cabe decir que los ERP destacan por ser escalables y adaptables, al estar creados por módulos capaces de ajustarse a las necesidades individuales de cada negocio según su evolución.

Asimismo, estos sistemas permiten no solo mejorar los precios, sino también conseguir un mayor nivel de competitividad, además de disminuir la cantidad tanto de errores como de tareas duplicadas, lo cual ayuda a minimizar los costes.

En consecuencia, esto ofrece la posibilidad de incrementar el margen de beneficios, a la vez que disminuye el precio en torno a cada producto.

Además y mediante esta clase de programas, es posible integrar diversas herramientas, por ejemplo, alguna aplicación móvil o una tienda online, lo cual supone una funcionalidad que permitirá al negocio la oportunidad de evitar la gestión de diferentes plataformas.

¿Qué ventajas poseen los ERP?

Los sistemas ERP, como hemos visto, destacan por proporcionar una amplia variedad de beneficios que permiten impulsar el desarrollo de un negocio y mantenerlo; sin embargo, entre sus ventajas más destacadas, están las siguientes:

Ofrece información empresarial en tiempo real

Al poder recopilar toda la información dentro de una plataforma, resulta más fácil acceder siempre que sea preciso, desde cualquier lugar, logrando considerar distintas alternativas hasta encontrar la ideal al momento de tomar alguna decisión.

Optimiza la atención al cliente

A través de software, se logra agilizar el proceso y mejorar el acompañamiento de los clientes durante cada fase, como el proceso de compra, información oportuna para una acertada decisión de compra, servicio posventa, etc.

Incrementa el control de los procesos productivos

Al simplificar los procesos manuales y optar por soluciones automáticas, se consigue un incremento de la eficiencia y productividad, al igual que la reducción de los posibles errores humanos.

Si quieres aprovechar al máximo las ventajas de un ERP, no debes dudar al implementar este tipo de solución en tu negocio.